Todos los años son años de series. Tras comprobar cómo el fin de 2014 llegaba y el comienzo del 2015 me ha acabado pisando los talones en lo que a información televisiva y seriéfila se refiere, yo no pensaba ser menos que todos los medios y bloggeros que han hecho un repaso de lo mejor y lo peor de este periodo. En esta entrada he recopilado lo que considero las 10 series más relevantes del 2014. Por supuesto, ni he visto todas las series estrenadas durante 2014 (no me da la vida para tanto) ni cuento con la sabiduría universal de valorar qué es de visionado imprescindible y qué no. Pero… ¿Y lo que me gusta hacer una lista?

  • 10. How I Met Your Mother: No por buena, sino por “mítica”, incluyo esta sitcom en mi lista de Fin de Año seriéfilo. Pocas series de este calibre han durado casi diez años (Cheers cumplió 11 años en antena) y, pese a temporadas más bajas que otras y un final que no convenció a todos, me dejó una buena sensación. A pesar de poder ser comparada con su predecesora Friends, no se parece ni en sus personajes ni en las tramas que desarrolla a lo largo de la ficción. Que sí, que hay una historia sentimental horizontal que se extiende de comienzo a fin, que también hay picos en esta misma, pero… Nada que ver. Si alguien me pregunta, sin duda me quedo con Rachel y Ross. Os dejo al pánfilo de Ted para vosotros.
series-2014

huffpost.com

  • 9. The Mindy Project: Por “plana”, boba o típica que pueda resultar al espectador de series más puntilloso, al que veneró Breaking Bad y criticó el final de Dexter hasta la saciedad (como yo misma), esta ficción me supera. Si sentí un desazón muy tonto cuando la ABC no renovó Selfie por una segunda temporada, creo que si The Mindy Project desapareciera de nuestras vidas hasta derramaría una lagrimita. Desde que descubrí a Mindy Kaling en The Office me enganché a su encanto y, además, hace una pareja estupenda con Chris Messina, quien no deja de sorprenderme y es capaz de adaptarse tanto a un papel dramático (como ocurre con The Newsroom) como a la comedia más cómica. Disfruto con los cacaos mentales de la doctora Lahiri, con las fiestas absurdas y las salidas de todos los personajes, a veces demasiado extremos como para provocar la carcajada, a veces de lo más adecuados.
series-2014

fanpop.com

  • 8. How To Get Away With Murder: Todavía no he visto un solo capítulo de Scandal pese a que me inquieta cómo parte de la crítica la pone por las nubes mientras que otros preferirían enterrarla para no encontrársela jamás. Sin embargo, la producción de Shonda Rhimes me atrajo desde que vi el primer capítulo en pantalla grande gracias al Festival de Series de Canal + en Málaga. Disfruté de cómo estaban dibujadas las líneas que comenzaban a definirse desde los primeros flashbacks, de cómo el carácter de Annalise Keating helaba tanto como enternecía y de cómo unos adolescentes que pudieran parecer de lo más fastidiosos acababan ganándose a los espectadores en una historia de lo más trepidante. Pese a lo tópico que pudiera parecer que los alumnos de una clase de Derecho Penal tuvieran que enfrentarse al encubrimiento de un gravísimo delito criminal, la ficción crece, crece y crece.
htgawm-series

huffpost.com

  • 7: Orange Is The New Black: Dramedias, venid a mí. Soy una fanática de este híbrido que aporta tanto historias duras como momentos hilarantes. En la serie que coloco en el séptimo puesto de la lista me decepcionó en su segunda temporada, aunque no podía desecharla debido a la fuerza de algunos de sus personajes. Aunque Chapman, su protagonista, me parece la menos importante, alucino con las subtramas que los secundarios crean y alimentan. En esta ocasión, Red nos ha mostrado su lado más tierno y familiar y hemos descubierto la historia de Rosa, quien nos ha ofrecido uno de los finales más épicos de las ficciones de este tipo. Sin duda, el broche de oro para una temporada pobre, pero en absoluto mala.
series 2014

huffpost.com

  • 6: My Mad Fat Diary: Hace tan solo unas semanas despertábamos con la magnífica noticia de que tendríamos una tercera entrega de Rachel Earl y su mundo. Yo ya me había conformado (más bien, superado) con que no pudiéramos disfrutar más temporadas de este descubrimiento británico que comenzó siendo una tarea pendiente para el 2014 y se convirtió en un deleite. Una historia de adolescentes que nada tiene que ver con lo que hemos podido ver, por ejemplo, en la televisión española. ¿Cómo reaccionaría la protagonista de esta ficción en el Zurbarán, instituto donde se desarrollaba Física o Química? ¿O en el colegio de Los Serrano? Si la pobre Rae está ya tocadita, ni me la quiero imaginar en tales circunstancias…
series-2014

wbez.org

  • 5: The Newsroom: Me he reído, me he enfadado, he aprendido y hasta he llorado (sobre todo, en los dos últimos capítulos de la útlima temporada) con esta serie. ¿Cómo iba a dejarla fuera de mi ranking? Sigo sin comprender por qué todavía hay quienes no aceptan que esta ficción dramática sea buena, por qué no han empatizado con los personajes y la han criticado hasta su final, del todo correcto por haberlo ejecutado antes de que pudiera quemarse por tirar del hilo. Quizá sea porque soy periodista, he trabajado en televisión y puedo sentirme identificada con las mecánicas de una redacción y su frenetismo… No lo sé, simplemente, todavía no he superado que se haya terminado.
series-2014

tv.com

  • 4: Fargo: No soy de segundos visionados, prefiero probar cosas nuevas a las repeticiones, pero esta serie lo merece sin duda alguna. Lo que pudiera parecer un sacrilegio en el principio se convirtió en magia desde que comprobamos el arte de Noah Hawley no solo para la adaptación (a pesar de que afirmaba no haber adaptado la obra de los Cohen, sino que tan solo utilizaba el ambiente y los matices), sino para la creación de historias y personajes que no dejan indiferente a nadie. Si Martin Freeman me conquistó en Sherlock, ahora no tengo más remedio que seguirle la pista de cerca. Si para colmo forma dueto interpretativo con Billy Bob Thornton y el flequillo inquietante de un Lorne Malvo de lo más impredecible, es inexcusable.
series 2014

huffpost.com

  • 3: Aída: Os extrañaréis de encontrar una serie española en el top 3 de mi lista particular televisiva. El spin-off de la mítica 7 Vidas, apuesta fuera de lo común en el panorama nacional debido a que comenzó con cifras bajas y estaba condenada a acabar en los talleres (de los que nunca o casi nunca se regresa), resultó la píldora que el espectador necesitaba para el prime time de los domingos. Una opción distinta al Salvados de Jordi Évole y característica por su comicidad sin límites, enganchó hasta a 6 millones de espectadores en sus mejores tiempos. Tras la marcha de la protagonista principal la serie había sufrido una caída progresiva de su audiencia pese a que los episodios seguían siendo hilarantes gracias a la creación de nuevos personajes que no tenían nada que envidiar a los mejores cómicos del país. Además, nos gusta el humor pícaro y hasta ofensivo, como demuestran las cifras de La Que Se Avecina en la actualidad. Con el fin de Aída, termina una era. ¿Estaremos ante el comienzo de otra?
series-2014

mewmagazine.es

  • 2: True Detective: Sí, era demasiado evidente que la ficción creada por Nic Pizzolatto estuviera en otra de las tantas listas que llevamos leyendo desde que comenzó la Navidad. Pero no podía dejar pasar a dos de los personajes que más me han enganchado durante este año seriéfilo ni a una trama central trepidante y unas secundarias de lo más sorprendentes. Mientras que Rust se explayaba con sus retorcidos pensamientos y dejaba con cara de pasmarote a Martin, se desarrollaba un universo que a todos los que la hemos puesto, prácticamente, por las nubes en nuestras críticas, nos ha cautivado. Ahora, a esperar la segunda temporada.
series-2014

mashable.com

  • 1: The Leftovers: La controvertida obra de Damonn Lindelof no podía estar en otro lugar que en el merecidísimo Top 1. La que ha sido para mí la serie del año ha dejado tan buen sabor de boca como mala crítica, ya que ni unos ni otros se ponen de acuerdo en valorar si ha sido una buenísima ficción o un producto innecesario. Opino que ha sido revolucionaria no solo por las historias que se cuentan sino por cómo se cuentan: el guión, de principio a fin (aunque al principio no se aprecie), está elaborado con maestría y las interpretaciones (ocurre lo mismo que con el guión, que debemos ambientarnos y  meternos de lleno en el contenido para valorarlas) resultan tan crudas que llegamos a empatizar con personajes que llevan comportamientos imposibles de comprender en el comienzo. Como ya escribí en este medio, me ha encantado. No sé qué nos deparará la segunda entrega, pero tan solo por cómo he disfrutado la primera, ya se encuentra entre mis series favoritísimas.
series 2010

HBO