NaNoWriMo 2014: semana 4… ¡Lo conseguí!

Posted by in Creación

Como todos los años, parecía que el día 30 de noviembre no llegaba nunca y, a la vez, nos ha pillado casi por sorpresa a los que participamos en esta locura. De nuevo, el NaNoWriMo nos ha servido para desarrollar esa escritura automática que nos resulta tan complicada en ocasiones, para desarrollar situaciones y personajes y para darle una oportunidad al nuevo borrador que, tras un mes escribiendo sin cesar, hemos creado.

En total, unas 51.523 palabras en 30 días. Una historia circular de trama vertical y tres posibles subtramas que desarrollaré en las revisiones porque, por supuesto, esto no termina aquí. Ahora toca transformar lo que he escrito en lo que realmente quiero que sea, aunque eso todavía no lo tengo claro.

¿Cómo he vivido esta experiencia?

De forma apasionada y a trompicones. Esta recopilación de GIFs y la siguiente gráfica pueden explicarlo mejor:

nanowrimo

Aunque comencé cumpliendo las palabras diarias “obligatorias”, me estanqué durante el primer fin de semana y no fui capaz de recuperar el ritmo hasta hoy mismo. Aunque cada día me acercaba más a la meta, no lograba escribir lo suficiente como para ponerme al día. Este noviembre ha sido frenético y mucho más ocupado que el del año pasado. Sin embargo, lo he disfrutado tanto o más que el anterior NaNoWriMo.

Ha sido increíble. A pesar de estar lejos del núcleo de actividad wrimo en España, lo he vivido con tanta intensidad que lo echaré de menos. He participado en NaNoSprints y me he leído todos y cada uno de los posts escritos en relación con esta locura… ¡No solo soy yo la masoquista que ha disfrutado viendo cómo los minutos del reloj de mi PC seguían corriendo mientras que el contador de palabras no crecía! Hemos sido muchos los que hemos participado de esto.

¿Por qué participo en el NaNoWriMo?

Creo que ya no sé vivir sin el NaNoWriMo. Me ayuda a desarrollar argumento que, de otra forma, sería imposible para mí (tiendo a la dispersión y a la procrastinación absoluta). Tener una obligación contabilizable (en palabras) y trabajar bajo presión es lo que más me motiva para conseguir mis metas. Aunque no utilizo el NaNoWriMo para lo que, literalmente, está destinado: no escribo ni escribiré novelas nunca, no tengo talento para eso; sino que creo argumentos novelizados para proyectos de guión futuros que, por supuesto, no pienso dejar olvidados en un cajón.

El año pasado conseguí crear una serie dramática para televisión y, según las pistas que voy teniendo de mi borrador, me temo que está destinado a ser una miniserie. Quería escribir algo totalmente diferente a lo que hice el noviembre anterior, con tramas distintas y personajes que no se parecieran a los que ya había diseñado en otras ocasiones. No quería revivir las sensaciones que experimenté el pasado National Novel Writing Month, sino que quería descubrirme en otro terreno. Y creo que lo he conseguido.

¡He ganado! Ahora tan solo me falta la camiseta

¿Quieres la tuya? Consíguela en la tienda de la página oficial.

¿Y vosotros? ¿Lo habéis logrado? Si no es así, no es el fin del mundo. Al fin y al cabo, el premio de escribir 50.000 palabras es un mes es ese: haberlas escrito. ¡Hemos ganado todos!