TVE: el fracaso de la televisión pública en España

Posted by in Televisión

Los tiempos en que los informativos de La 1 ganaban premios internacionales parecen tan lejanos que es casi imposible comprender cómo una televisión pública ha llegado a transformarse de una manera tan drástica y dramática. La decadencia en la programación de entretenimiento, las acusaciones de manipulación en los servicios de noticias y las pérdidas económicas continuas de la Corporación (y sus consiguientes inyecciones de dinero por parte del Gobierno) son señales de que Televisión Española dejó de ser una cadena pública como tal y ha pasado a ser la cadena del Estado y no de los ciudadanos, simple y llanamente.

Quizá no tenga mucha idea de asuntos empresariales ni de política de instituciones públicas, pero tengo ojos en la cara y sé cuándo me están tomando el pelo a pesar de que lo hagan a través de una pantalla (que parece que está muy de moda en este país). Se suele decir que tenemos lo que nos merecemos pero, como ya dije en una ocasión en Perdidos en la Tele hablando de TVE, ¿realmente tenemos la televisión pública que nos merecemos? Me parece que no.

TVE no cumple un servicio público

Antes de lanzar mi opinión sobre qué no me gusta en las actuaciones de TVE, debemos conocer qué puntos debe cumplir una televisión pública para considerarse tal. Buscando una especie de decálogo de buenos hábitos o un libro de estilo de la cadena, he encontrado este artículo de la Asociación de la Prensa de Madrid, donde se explican ” qué requisitos debe cumplir y qué deficiencias nunca debe tener” una televisión que quiera considerarse pública dentro del modelo español. Citando al texto en el entrecomillado, destaco los siguientes puntos:

  • “Debe ser plural” y basarse en el rigor: establecida como una cadena en la que confluían todas las voces de la noticia, de grandes programas informativos y de reporterismo de visualización casi obligada, Televisión Española nada tiene que ver ahora con su pasado: ha abandonado a su suerte formatos de necesidad en una canal público, dando prioridad a programas que no aportan nada a los ciudadanos que los ven. Ejemplo de ello es el declive que sufrió Informe Semanal, programa emblema de la pública que perdió fuelle por no narrar con importancia acontecimientos de demostrada relevancia informativa (como fue el cierre de la televisión pública valenciana), y que quedó relegado al late night para, en su lugar, emitir un programa de entretenimiento (bastante malo, por cierto).

Plantilla de los Informativos de TVE en 2013 / Fuente: Cadena Ser

¿Qué programas hacen falta en TVE?

Si bien La 2 cuenta con espacios educativos, aunque en franjas que ocupan otros programas de mayor audiencia en otras cadenas, la pública debería ser referencia en televisión cultural y formadora (de pequeños y grandes). Dividiendo el día en franjas de parrilla, una Televisión Española decente y adecuada para todos los ciudadanos debería contar con:

  • Un buen magacín matinal: aunque presenciar las perlas que suelta Mariló Montero con bastante frecuencia, me mosquea que sea la cara de las mañanas en TVE. ¿Acaso no hay profesionales cualificados para dirigir un espacio informativo ligero, dinámico pero, al fin y al cabo, serio? Inés Ballester demostró en su sustitución de verano que poseía dotes de sobra para ello y, estoy segura, de que La Mañana de la 1 ganaría audiencia si se transformara en un formato donde cupiera la actualidad (la seria y, por qué no, algo de la menos seria) y el debate.
  • Programación infantil: cuando muchos de nosotros éramos pequeños, TVE poseía programas para niños realmente buenos. Ahora, tan solo encontramos series de dibujos animados en las cadenas de la TDT que la pública posee. Sin embargo, no existe un programa infantil como tal, como el antiguo Club Disney (donde, además de emitir dibujos, también se hacían concursos en un plató lleno de niños) o THP Club, el último programa infantil que recuerdo en Televisión Española que, aunque ya comenzaba a quedarse anticuado y aburrido para los niños que lo veían, seguía manteniendo ciertos elementos que ahora no encontramos (píldoras educativas, enseñanzas entre series de dibujos, etc). Yo recuerdo Pinnic con especial cariño, un programa bastante extravagante y súper divertido:

  • Un canal de “todo noticias” actualizado y en alerta permanente: mientras que el 24 Horas Todo Noticias no resulta eficiente en la cobertura de acontecimientos imprevistos (como el accidente ferroviario de Santiago) o permanentes en la agenda (como la Diada en Cataluña), sí que se explaya en la narración de eventos que no resultan tan importantes en cuanto a la actualidad (como la Semana Santa, que ya la retransmiten las cadenas públicas autonómicas y locales de todas las comunidades y municipios).
  • Y, por supuesto, unos servicios informativos que informaran.

¿Y vosotros? ¿Qué creéis que necesita Televisión Española para que la consideremos cadena pública?

IMAGEN: TVE