Vivir de la Tele

Creación, guión y mucha tele

Menú Cerrar

Yo gané el NaNoWriMo

Aunque el National Novel Writing Month empiece en noviembre, los lectores habituales del blog y mis redes sociales sabrán a estas alturas que soy una previsora compulsiva. Para los que todavía no lo sepan, escribo esta entrada para mostrar cómo lo hice. No fue nada del otro mundo: un poco de inspiración, noches en vela y salidas de la zona de confort a la fuerza que, a pesar de que resulte de lo más jodido, acaba convirtiéndose en un auténtico placer.

 

El cómo y el porqué

Conozco la iniciativa NaNoWriMo desde que comencé a “escribir” (no sé deciros una edad exacta, quizá a los 14 o 15 años). El año pasado decidí participar: acababa de matricularme en un máster que me obligaría a escribir cada día y me pareció la mejor manera para comenzar a engrasar la maquinaria. Sin embargo, pensé que aquello sería quizá la tarea más difícil a la que nunca me había enfrentado: comprometerme a escribir sin excusas, aunque para mí misma, me resultaba más complicado de lo que parece. Yo, que no era capaz de escribir dos páginas sin deshacerme del archivo al mínimo fallo, que me desencantaba (y lo sigo haciendo, no os engaño) cuando encontraba “agujeros” en lugar de remendarlos, iba a escribir una novela. ¡Una novela! Con todo lo que conlleva escribir una novela…

¿Estaba loca? Quizá, pero había planificado mi aventura con antelación y enfrentarme a un mes de estrés, falta de sueño y comidas de coco a todas horas me ilusionaba más que nada en el mundo. No me lo pensé dos veces, le conté a mis amigos y a mi familia que iba a pasar el mes de noviembre escribiendo (decirle a tus allegados que participas en el NaNoWriMo es casi tan importante como participar. Ellos serán un apoyo esencial en esta travesía) y llené una libreta de sinopsis, descripciones de personajes e ideas sueltas para que, cuando llegara el día 1 del temido (o deseado) mes, lo tuviera todo listo para comenzar.

E hice lo que jamás había conseguido: escribir sin mirar atrás. Me había encaprichado con mi historia a pesar de las lagunas que encontraba a medida que escribía, pero me dejó de preocupar cuando aprendí que la revisión sería una tarea que desempeñaría en el futuro. De hecho, mi “novela” se convirtió unos meses después en una serie dramática para televisión. NaNoWriMo me sirvió para desarrollar el argumento de la historia y describir múltiples líneas y posibles tramas… Todo una aventura creativa que, para quien no lo haya probado todavía, es digna de experimentar. Escribir 50.000 palabras en un mes puede dar miedo. Un post como este tiene poco más de 1.000 palabras y a veces nos cuesta la misma vida publicarlo. ¿Cómo vamos a ser capaces de escribir una novela? Creedme, no es tan difícil, mucho menos con ilusión.

Y así gané mi primer NaNoWriMo el 28 de noviembre de 2013, con días de margen por si me faltaba tiempo. Y me quedé corta: las 50.000 palabras que alcancé (51.000 y pico) no me fueron suficientes para cerrar la historia que tenía en mente, pero no me preocupaba el resultado final. Estaba muy orgullosa de haber realizado lo que me propuse. Los resultados ya vendrían después…

 

Decálogo para no abandonar a la semana

1. Planifica y vencerás: es esencial tener las cosas muy claras para cuando llegue el día 1 del mes más frenético y excitante (en cuanto a creación) del año. Pregúntate qué quieres escribir y cómo lo harás antes de comenzar a hacerlo.

2. No pierdas el norte: crea un mapa conceptual o una escaleta donde se vean representados los puntos clave de tu novela (detonantes, puntos de giro, clímax, etc) para saber qué camino debes tomar cuando te enfrentes a una encrucijada. Créeme, te enfrentarás a varias.

3. Plot, plot and plot (argumento, argumento y argumento): centrarnos en el argumento que hemos boceteado antes de comenzar el proceso es muy importante para combatir el síndrome de la hoja en blanco. Quizá nos surjan nuevas ideas que se alejen de la línea que trazamos al principio y siempre podemos anotarlas para el momento en que nos sirvan de ayuda. Lo que escribimos durante el mes de noviembre es tan solo un borrador, jamás una novela como tal. Tendremos todo el tiempo del mundo para reescribirla y revisarla (y destrozarla).

4. Aléjate de las excusas: para lograr alcanzar las 50.000 palabras en un mes tan solo debes escribir 1666 palabras al día, es decir, alrededor de 5 páginas a tamaño 12 y un interlineado de 1,5. Al principio asusta, pero no es para tanto.

5. Sé tan previsor como puedas: si un día no puedes escribir las palabras que te corresponden, procura escribirlas antes. Organiza tu calendario de forma inteligente, sin sobrecargarte con metas imposibles de alcanzar o dejando que la inspiración sea quien decida si conseguirás o no tus objetivos.

6. Encuentra tu espacio ideal: escribir en una zona en donde te sientas cómodo es esencial para que acometas la tarea que te has propuesto. Si no estás a gusto con la luz, la silla, el escritorio o el ordenador, cambia de método. A pesar de trabajar siempre en la misma habitación (o en la misma oficina o en la misma biblioteca), es normal que a veces nos bloqueemos y necesitemos cambiar de aires. Es una buena opción escribir en la terraza o cambiar el procesador de texto por una libreta y un bolígrafo.

7. No abandones tus responsabilidades: el NaNoWriMo no es un trabajo (a priori), sin embargo, tampoco es un pasatiempo. Ten claras tus prioridades y reserva un tiempo a escribir cada día.

8. Un hábito = 21 días: seguro que al principio te cuesta mucho más voluntad que a medida que pasen los días. Los expertos aseguran que si realizamos una tarea durante 21 días seguidos, aquello que nos hemos propuesto se convertirá en un hábito y dejará de ser una obligación.

9. No te dejes vencer: lo que estás haciendo es algo grande. 50.000 palabras no son moco de pavo… Siéntete orgulloso y sigue adelante con lo que te propusiste el día 1 y conseguirás el 30. No abandones ahora, ¡no lo hagas nunca!

10. Celebra tu victoria.

Este post va dedicado a Blanca Muñoz, quien se enfrentará conmigo a esta locura el próximo noviembre. Ella, como yo en un principio, tampoco se atrevía a embarcarse en proyectos a largo plazo y de tal extensión. Nosotras lo haremos juntas, ¿os apuntáis vosotros?

IMAGEN: Memories of old / Memorias de antaño, de Victor Nuño (Flickr)

© 2017 Vivir de la Tele. Todos los derechos reservados.

Tema de Anders Norén.